Por sus derechos, por un buen trato

Por sus derechos, por un buen trato

jueves, 12 de diciembre de 2013

I Encuentro Distrital de Organizaciones de Niños, Niñas y Adolescentes de Huánuco

En el marco del proyecto “Infancia sin violencia” , desarrollado en Huánuco por Paz y Esperanza  y Save the Children con el apoyo de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID), se realizó el I Encuentro Distrital de Organizaciones de Niños, Niñas y Adolescentes de Huánuco“¡Yo también tengo algo que decir!: Dinero hay… ¿Cuánto presupuesta el Estado para protegernos de la violencia?”.

El evento finalizó con una reunión de funcionarios públicos de la ciudad, quienes se comprometieron  a destinar más presupuesto para implementar planes, programas y proyectos que los protejan de las violaciones sexuales, explotación sexual, cyberbullying, acoso sexual por internet, pornografía infantil, y de todas las demás formas de violencia.
Esta actividad es parte de un proceso iniciado desde el mes de abril con el acompañamiento a los municipios y fiscalías escolares de las instituciones educativas Julio Armando Ruiz Vásquez de Amarilis y Milagro de Fátima de Huánuco para fortalecer sus capacidades de participación e incidir en el funcionamiento del sistema local de protección de la niñez y adolescencia ante todo tipo de violencias. A esta iniciativa se sumaron tres colegios más (Nuestra Señora de las Mercedes, Pedro Sánchez Gavidia y la Gran Unidad Escolar Leoncio Prado).
Todas estas acciones fueron dirigidas por los mismos niños, niñas y adolescentes desde sus funciones como alcaldes, regidores o fiscales escolares. Mayori, Katy y Francisco son parte de este grupo, quienes expresaron lo que representó para ellos esta experiencia de participación infantil.


Mayori Sabrera Illatopa (16 años) 
Fiscal Escolar de la I.E. Julio Armando Ruiz Vázquez del distrito de Amarilis
"Lo más importante para mí fue la charla de preparación que tuvimos con los cinco colegios aquí en el local de Paz y Esperanza, y ver cómo adolescentes como nosotros tienen el liderazgo de poder llevar adelante un encuentro. También el sentir que sí les interesamos a las autoridades, pues nos brindaron su apoyo y se comprometieron a apoyar más a la infancia para la no violencia contra los niños, niñas y adolescentes, como adolescentes nos sentíamos desprotegidos, como abandonados, ahora al menos con este compromiso que ellos hicieron, nos sentimos un poco más apoyados y escuchados".
"Fue muy importante aprender nuestros derechos de ser protegidos de tantas formas de violencia que antes desconocíamos y que eran primordiales para nosotros los niños, niñas y adolescentes; además nos fortalecimos las organizaciones como las alcaldías, municipios escolares, las fiscalías escolares, y nos unimos y compartimos ideas, presentamos propuestas y fuimos escuchados".

Katy Huarcaya Hidalgo (16 años)
Alcaldesa de la I.E. Julio Armando Ruiz Vázquez del distrito de Amarilis
"Lo que me impacto, fue en las charlas que tuvimos con Paz y Esperanza que muchos alumnos tenían conceptos diferentes sobre la violencia, y gracias a las capacitaciones llegamos a conceptos claros y precisos para nosotros".
"Yo también tengo cambios positivos. Antes de recibir las charlas sabía que es ser líder, pero no sabía en gran conocimiento, sabia cuidarme yo misma, pero no sabía cuidar a los demás o como ayudar a la protección de los demás, y gracias a la charla, al encuentro, a las otras actividades, ahora sí puedo afirmar que sí sé proteger a los demás, a mis amigos, a otras personas que me rodean, poder protegerlos, infórmalos, y que también ellos protejan a otros, eso fue mi gran cambio, yo antes no sabía lo que es cuidar a otros niños, niñas y adolescentes de las situaciones de violencia a las que nos enfrentamos muchas veces, pero ahora sí sé".

Francisco Coz García (16 años)
Fiscal Escolar de la Gran Unidad Escolar Leoncio Prado
"El gran cambio que he percibido luego de todo lo que hemos hecho es eliminar algunos estereotipos que muchas veces lo podemos ver en un salón, como cuando se llaman por apodos o cuando se golpean y piensan que es normal, y cambiar de actitud frente a estos estereotipos que son malos para la sociedad, es un gran cambio".

"Lo que me impacto es ver que en Huánuco también hay adolescentes líderes, donde compartimos experiencias de cada uno, de su propia vivencia de cada colegio y los diferentes problemas que se presentan en cada uno. Y como dice el lema “Yo también tengo algo que decir”, hemos visto que las autoridades nos han escuchado y ahora están en un proceso para que nos apoyen y para que nos protejan mejor".

"Percibo un cambio en mi persona, como dije, los estereotipos que se tiene en la sociedad, y que lo vemos como normales, por ejemplo, Leoncio Prado es un colegio de varones y se dice que los varones no lloran, y en el colegio se ponen apodos, hay juegos de golpes, pero después de las charlas he visto un gran cambio, ahora ya no lo veo normal, sino trato de cambiar eso, y otro cambio es de socializar con las personas, antes era un poco más cerrado, cohibido en mi persona, no me socializaba tanto y ahora si me puedo desenvolver en otros campos con más facilidad".

Fuente: Paz y Esperanza/Save the Children

No hay comentarios:

Publicar un comentario