Por sus derechos, por un buen trato

Por sus derechos, por un buen trato

lunes, 23 de diciembre de 2013

Niñas y adolescentes cusqueñas piden menos violencia en sus hogares



En el año 2011, la Fundación ANAR, inauguró el Teléfono ANAR en Quechua en la región Cusco. Esta iniciativa, apoyada por Save The Children, FOCAD y AECID, tiene como objetivo principal ampliar la cobertura del Teléfono ANAR a todo niño, niña y adolescente quechua hablante, con el fin que reciban consejería psicológica, asesoría legal y social en su lengua materna; atendiéndolos en todo tipo de problemas que pudiera afectar su desarrollo y promoviendo un mejor acceso a redes de apoyo en sus respectivas comunidades.  


Desde su fundación hasta la fecha, el Teléfono ANAR ha identificado que en Cusco, el 54.21% de los casos atendidos fueron por situaciones de violencia y problemas en sus relaciones intra familiares. La discriminación por género es una de las causas más asociadas a dichas problemáticas, siendo las madres de familia y las niñas las más afectadas en la región Cusco. El Teléfono ANAR en Quechua identificó que el 66.67% de llamadas por casos de violencia corresponden a niñas y adolescentes mujeres.
En muchos casos, la práctica de violencia ha sido aceptada culturalmente y se llega a ver como algo normal y cotidiano e inclusive es una práctica que se espera sea tolerada y adoptada por las nuevas generaciones. Del total de casos atendidos por el Teléfono ANAR en Cusco, el 48.78% corresponden a niños y niñas menores de 12 años.
Germán Guajardo Méndez, Director General del Teléfono ANAR sostuvo que el problema del maltrato y la violencia no radica en las costumbres ni tradiciones de la cultura andina, sino en la carga de violencia que se ha adscrito en ellas. "Es necesario por ende, revertir progresivamente esta situación, revalorizando la cultura como un recurso clave para responder sanamente a las dificultades y lograr cambios en los modos de relación en las familias", manifestó.
El Teléfono ANAR en Quechua tiene como objetivo contribuir a esta misión; escuchando las voces de los niños, niñas y adolescentes quechua hablantes, reflexionando con ellos y rescatando los recursos institucionales de su localidad, así como sus creencias y prácticas culturales y comunitarias como medios de apoyo para resolver problemas.
De esta manera, la Fundación ANAR considera continuar la sensibilización y capacitación a las instituciones públicas y a las comunidades, sobre todo de las zonas más alejadas de nuestro país, en temas de género, interculturalidad, derechos y prevención de la violencia.

Fuente: Fundación ANAR

No hay comentarios:

Publicar un comentario